Nuestro objetivo es que usted cure sus lesiones sin necesidad de ser intervenido quirúrgicamente, sin embargo hay casos en que la cirugía ya no se puede evitar, como por ejemplo una Hernia Discal severa.

Es necesario que usted esté consciente que incluso en estos casos, la intervención quirúrgica no es la cura total ni inmediata, pues sin fisioterapia la cirugía no va a tener el efecto deseado.
En un gran porcentaje de operaciones, se requiere preparar las articulaciones y músculos de la zona afectada para los cambios que sufrirá después de la cirugía.
Y luego de la intervención se hace imprescindible la fisioterapia para una recuperación total y rápida. Dependiendo del tipo de cirugía utilizamos los diversos métodos ya conocidos y tecnología actualizada en terapia física.
Cuando hay una cirugía en columna o en extremidades se limita el movimiento de las articulaciones, para recuperar la movilidad usamos el método de Kaltenborn con tracciones, compresión y deslizamientos que van a recuperar la función normal además de cuidar los tejidos que rodean a dicha articulación.
Muchas veces, después de una cirugía los nervios que pasan entre músculos, ligamentos y tendones son alterados, provocando dolores a lo largo del cuerpo. Con la movilización  y estiramiento de los nervios de la metodología Butller podemos trabajar esos nervios comprimidos o ajustados para liberarlos de cualquier presión.