TRATAMIENTOS

FISIOTERAPIA DEL DOLOR

Las más comunes son las hernias de columna vertebral. Muchos médicos aconsejan operar, sin embargo esto puede ser más doloroso y requiere que el paciente tenga una recuperación aproximada de tres a cinco meses sin poder realizar sus actividades normales.
Con un diagnóstico temprano, una hernia se puede controlar con fisioterapia, sin necesidad de intervención quirúrgica.

Muchos acuden a masajistas para calmar contracturas musculares, sin embargo existen métodos más eficaces para eliminarlas, evitando a la vez que otros tejidos sean dañados. Además, las contracturas musculares generalmente aparecen como consecuencia de un problema articular que debe ser tratado paralelamente.

Con estos métodos además logramos que el paciente sepa qué es lo que le produce esas contracturas para que él mismo logre evitar que regresen.

Las inflamaciones pueden ser consecuencia de algunas alteraciones en los movimientos cotidianos, o del uso de ciertos tejidos, o traumas provocados por golpes. En el 90% de los casos se logra llegar a una recuperación total. La fisioterapia para este tipo de inflamaciones no debería durar más de ocho semanas si es que no se ha vuelto crónica.

Genera un dolor sordo alrededor y detrás de la rótula, por la degeneración del cartílago. Esto puede suceder en jóvenes adultos que practican deportes que generen esfuerzos importantes en la rodilla pero también en personas que no tienen el control muscular adecuado en el muslo.

FISIOTERAPIA PRE QUIRÚRGICA

Una gran cantidad de cirugías por lesiones traumáticas o posturales requieren de una preparación previa para lograr que los músculos, tendones y ligamentos no se vean más afectados por la misma intervención quirúrgica o por el tiempo de recuperación posterior. Los tejidos bien trabajados tendrán un mejor control de los movimientos que debe recuperar el paciente.

FISIOTERAPIA POST QUIRÚRGICA

El cirujano es el encargado de fijar la fecha para que el paciente empiece terapia de rehabilitación física después de la cirugía, pues cada persona tiene tiempos diferentes de curación. Lo que sí está probado es que aquellos que realicen fisioterapia tendrán una recuperación más rápida y podrán evitar que los dolores regresen. La terapia puede durar de seis a doce semanas, sin embargo luego el paciente podrá seguir con ejercicios terapéuticos en casa.

En ambos casos la fisioterapia debe lograr retomar el funcionamiento óptimo de la musculatura. Todo el proceso puede durar entre cinco a seis meses, sin embargo a los tres ya el paciente puede regresar a sus actividades cotidianas y reiniciar progresivamente actividades deportivas leves.

Definitivamente el objetivo es minimizar el dolor posterior a una cirugía en la rodilla que es una de las articulaciones que más usamos al hacer nuestras actividades cotidianas. Pero más importante aún es que con la fisioterapia podremos regresar a un desempeño normal de nuestros movimientos. Disminuimos el derrame articular y estabilizamos la rodilla a través de la musculatura.

Para ambos casos la intervención del fisioterapeuta es inmediata después de la cirugía. El paciente debe aprender desde cómo levantarse de la cama hasta cómo usar correctamente el andador para dar los primeros pasos. El objetivo es cuidar tanto la prótesis como los tejidos y nervios que pueden verse modificados tras la intervención quirúrgica.

FISIOTERAPIA DEPORTIVA

El tiempo de curación dependerá de la severidad del desgarro. Si es leve, dos semanas será suficiente pero si es grave la terapia podría durar más de un mes.

Hoy existen diversas metodologías que suplantan la inmovilización con yeso. Dependiendo de la gravedad del esguince, el paciente podría pasar por un tiempo de recuperación parcial aproximado de ocho semanas, en el peor de los casos. Sin embargo, con un esguince leve podría regresar a sus actividades cotidianas en dos semanas.

La inflamación de un tendón puede tener varias causas y no existe un patrón para definir cuanto tiempo puede durar la curación. Si el diagnóstico es temprano, la recuperación será total y rápida. Pero si la fisioterapia comienza tarde o es interrumpida la tendinitis podría volverse crónica.